Divendres, 27 Novembre 2015 08:54

Toni Infante: “Una de las experiencias del proceso catalán es la de persistir y persistir”

 

Podríamos decir, sin equivocarnos lo más mínimo, que Antoni Infante es un todo un referente militante revolucionario en el País Valencià. Este catalán del País Valencià de origen andaluz es militante de la organización independentista y comunista Poble Lliure y de la CUP, es también coordinador de la Plataforma por el Derecho a Decidir del País Valencià y un firme defensor de los derechos de los animales. Hablamos con Toni sobre la actualidad política más candente del País Valencià y del conjunto de los Països Catalans.

 

La actualidad manda que se suele decir, recientemente se cerraba tras muchas especulaciones un pacto entre Podemos y Compromís para las próximas elecciones generales en el Estado Español, después de que el Bloc, la fuerza mayoritaria dentro de Compromís, aprobara dicho acuerdo, ¿qué valoración haces?

Es un acuerdo en clave española y no del País Valencià, con el objetivo manifestado por sus promotores de acumular fuerzas de cara a una hipotética reforma del marco constitucional nacido de la reforma del 78. Las bases del Bloc y buena parte del resto de las bases de Compromís, han quedado bastante decepcionadas pues entendían que los buenos resultados de su coalición en las pasada elecciones autonómicas y municipales, podrían tener continuidad y de esa forma ir asentando los fundamentos de un proyecto en clave nacional y social a nivel del País Valencià. El desacuerdo responde tanto al contenido (supeditación una vez más a un proyecto español) como a las formas (poco respeto a las opiniones y decisiones democráticas de las bases).

 

Siguiendo con la actualidad política del País Valencià, el pasado 24 de mayo se dio un cambio que de alguna manera merece el calificativo de histórico en el País Valencià tras más de 20 años de hegemonía electoral absoluta del PP, sin embargo, las diferencias entre los diversos actores políticos protagonistas de ese cambio, sus limitaciones y las del actual marco político del Estado español de las autonomías plantean muchas y diversas incógnitas, al respecto, en tu opinión, ¿qué elementos propiciaron el cambio político del 24 de mayo y cual será previsiblemente el alcance de dichos cambios?

Para mi es evidente que lo determinante del inicio del cambio ha sido echar al PP de las principales instituciones (Generalitat, Diputaciones y Ayuntamientos más importantes), un partido español y españolista, corrupto hasta la médula y al servició de las elites extractivas autóctonas y foráneas. Un PP con mentalidad colonial, potenciador de unas estructuras económicas especulativas y favorecedoras de la corrupción. Un partido que odia a la clase trabajadora, que odia nuestra lengua y cultura catalana propia del País Valencià, un partido xenófobo i potenciador del racismo; un partido profundamente patriarcal y misógino que es capaz de utilizar a algunas mujeres como portavoces de sus políticas más rancias y machistas…

La suma de todas las luchas y resistencias contra esas políticas y muchas otras, habían ido acumulando las condiciones objetivas para que el cambio pudiera producirse. Ahora bien esas condiciones necesitaban un fermento que pudieran proyectarlas con posibilidades de convertirse en ganadoras y ese fermento ha sido en buena parte el reflejo del proceso independentista en Catalunya. Un proceso que una parte todavía minoritaria de nuestro país, pero cualitativamente muy importante, vive como propio y que sigue muy de cerca. La gente ha visto como además de luchar también es posible ganar.

Otro tema es el alcance que pueda tener la nueva mayoría en las instituciones. Una mayoría formada por el PSPV-PSOE, Compromís, y Podemos y basada en el que se ha llamado el Acuerdo del Botánico; este acuerdo recoge unos principios muy genéricos de rescate de las personas en situaciones más dramáticas y de gobierno también para las personas, regeneración democrática y auditoria de la ciudanía y también para poner las bases de otro sistema productivo no basado en el ladrillo y la exigencia de una financiación justa, con la reivindicación del reconocimiento de la deuda histórica del estado. Los propios firmantes de este acuerdo lo han calificado de socialdemócrata.

En los pocos meses que llevamos de legislatura, hemos podido observar ya parte de las bondades y también de los límites de dicho acuerdo y de los efectos sobre el conjunto de la sociedad: Una sensación de regeneración democrática y de ventanas abiertas, unos cambios simbólicos y materiales en cuanto a las políticas culturales y respecto a la lengua propia. Unas políticas más inclusivas y más abiertas al tejido social. Por el contrario también hemos comprobado cómo esta nueva mayoría se rompía a la hora de votar una propuesta sobre el TTIP, votando Compromís y Podemos en contra de este acuerdo y el PSPV-PSOE a favor.

En otro orden de cosas hay que recordar que ninguna de estas fuerzas se propone seriamente romper con los corsés que nos pusieron en la constitución del 78. Ni son independentistas ni apuestan por un modelo alternativo al capitalismo. De hecho el viaje colectivo del Gobierno y una representación de las Cortes Valencianas al parlamento estatal para exigir una mejora de la financiación, se saldó con un estrepitoso fracaso y una gran sensación de ridículo colectivo. No acaban de entender y/o de plantearse que nuestra espoliación sistemática forma parte del ADN del estado español. En esta línea también hay que destacar las declaraciones inadecuadas y a la vez innecesarias contra el proceso catalán y sus efectos en el País Valencià, realizadas tanto por el presidente Ximo Puig, como por la vicepresidenta Mónica Oltra o por el alcalde de València Joan Ribo.

Sin duda otro elemento negativo importante al día de hoy es la lentitud para reabrir la RTVV (Canal9) todavía sin fecha y sin modelo, y la no conexión de la radio y tv Catalana TV3 y el resto de emisoras en catalán. Si para el tema de Canal9 se escudan en dificultades técnicas, jurídicas y económicas, para el tema de la TV3 ni tan solo tienen excusas.

 

¿Se puede enlazar, a pesar de las muchas diferencias, el cambio político que se ha producido en el País Valencià con el proceso que se está dando en el Principat (Comunidad Autónoma de Catalunya)?

Sí, de manera clara. Ya comentaba anteriormente que el proceso catalán ha actuado como fermento o como catalizador de las razones propias. Los avances hacia la independencia en Catalunya se viven día a día en el País Valencià, como propios por sectores cada día más amplios. También los nervios cuando se observan estancamientos. Hay un orgullo indisimulado al ver como una parte de nuestro pueblo se alza masiva y exitosamente contra todas las injusticias de la dominación de más de 300 años.

Desde algunos sectores de la nueva mayoría política se intenta negar esta influencia pero solo hay que darse un paseo virtual por las redes sociales o participar de alguna manifestación en la calle para comprobar lo contrario.

 

Reconociendo los Països Catalans como una realidad nacional, desde Andalucía nos resulta a veces complejo la cuestión de cómo articular las diferentes realidades políticas del conjunto de los Països Catalans, ¿qué elementos tácticos y estratégicos podrían ayudar a articular esas diferentes realidades? ¿qué papel han de jugar las diferentes organizaciones de la Esquerra Independentista en esa articulación y cuál debe ser su relación con otros actores políticos en las diferentes realidades que componen los Països Catalans?

Los Països Catalans somos un solo pueblo, una sola realidad nacional. Pero esta realidad nacional es compleja y diversa. El nacimiento y posterior desarrollo nacional en toda su extensión fue un proceso dilatado a lo largo de más de 4 siglos. La intensidad de la islamización y arabización fue muy diferente en el País Valencià y en las Islas Baleares que en la Catalunya vieja (al norte del río Llobregat). El régimen jurídico y político también tuvo características y ritmos singulares. Los procesos y grados de industrialización y proletarización también han sido diferentes. Así mismo la represión y las políticas castellanizadoras han tenido grados diferentes. Como ejemplo os comentare que tras el final de la guerra de los tres años (36-39) muchas personas luchadoras de Catalunya pudieron marchar a través de los pirineos, mientras que el número de personas asesinadas por el fascismo fue tres veces superior al País Valencià.

Vosotros conocéis que una cosa son los sujetos políticos en potencia y como esos sujetos en potencian pasa a convertirse en realidades solo a través de la auto organización y la lucha. Pues bien los diferentes ritmos en la toma de consciencia que se dan en cada uno de nuestros territorios nos van convirtiendo en sujetos políticos parcialmente diferenciados. De este hecho empírico hay quien saca la conclusión de que somos pueblos diferentes mientras que otros como yo, pensamos que son elementos transitorios como los que se dan dentro de una misma clase obrera cuyos elementos asumen su condición de clase para sí en función de los diferentes ritmos de las luchas en los que participan. La posterior convergencia de las luchas acabara también por hacernos convergir en un solo sujeto político y en una sola lucha nacional y social.

Por eso en estos momentos mientras que la lucha en Catalunya se centra en la ruptura democrática con el estado español, en la construcción de un nuevo marco jurídico independiente y en el diseño de un nuevo estado mucho más democrático, horizontal e igualitario, en el resto de los Països Catalans nuestra táctica pasa por la extensión de la reivindicación del derecho a decidir. Uno de los elementos que previsiblemente acercar de manera importante los diferentes ritmos será la solidaridad que habremos de desarrollar de manera importante en los próximos meses primero desde el conjunto de los territorios hacia Catalunya en el proceso de ruptura con España y posteriormente desde Catalunya contra la represión que el estado español pueda ejercer contra el movimiento independentista del resto de los PPCC.

En función de estas diferencias tácticas el papel de la izquierda independentista y el de las relaciones políticas también cambia. La dialéctica lucha/colaboración con la pequeña y mediana burguesía y sus representantes políticos es diferente en cada lugar y situación. Uno de los objetivos estratégicos del conjunto de la izquierda independentista es el de desarrollar las estructuras de la unidad popular en toda la nación a la vez que damos todo nuestro apoyo a la consolidación y extensión de estructuras de encuadramiento más amplias que reivindiquen el derecho a decidir o el derecho a la autodeterminación como la PDaD al País Valencià, la ASM en las Islas o la propia ANC a la Catalunya del Nord (bajo dominación francesa). Podríamos simplificar diciendo: Un solo pueblo, una sola nación, diversos ritmos, una sola estrategia y diversas tácticas.

 

¿Podrías explicarnos cómo surge la organización Poble Lliure? En tu opinión, ¿qué papel ha de jugar una organización como Poble Lliure tanto en el contexto del Principat como del conjunto de los Països Catalans?

Poble Lliure, nace de la confluencia del histórico Moviment en Defensa de la Terra, MDT, con diversos sectores en lucha provenientes del movimiento juvenil, estudiantil, feminista, etc. en el ámbito independentista, que se habían ido desarrollando de manera paralela en los últimos años. La coincidencia en los análisis de la realidad política y en las alternativas, así como la necesidad de luchar por ganar la hegemonía ideológica dentro del movimiento popular por la independencia nos ha llevado a un proceso de debate y organización que concluyo en su primera fase en noviembre del 2014.
Poble Lliure tiene voluntad y funciones de organización estratégica en la lucha por la independencia, la reunificación de los Païses Catalans, el socialismo y lucha antipatriarcal. Como tal trabaja por ser cada día más un referente como colectivo intelectual orgánico al servicio de esos intereses estratégicos del pueblo trabajador catalán, dotándolo de las estructuras y cuadros políticos necesarios para esa tarea revolucionaria. También trabajamos día a día por adecuar esas líneas estratégicas a la realidad de nuestro entorno e intervenir con políticas tácticas entendibles y asumibles por la gente con la que coincidimos en los movimientos populares.

 

Desplazándonos a la arena sindical, ¿existe la posibilidad de crear un referente sindical de clase y combativo para todos los Països Catalans? ¿qué pasos se podrían ir dando al respecto?

Sí. Además de la posibilidad existe sobre todo la necesidad. Mi opinión es que hay mucho más avanzado que lo que aparece superficialmente. De hecho hace pocos días apareció la noticia que la Intersindical Valenciana (IV), Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC) y el Sindicato de Trabajadores de las Islas Baleares (STEI) se reunían para profundizar su coordinación. Esta también la Intersindical-CSC que aunque con implantación solamente a Catalunya reivindica los Països Catalans y la COS que ya nació como sindicato de toda la nación. Estas estructuras sindicales no solamente tienen la posibilidad sino que también tienen “cierta obligación” de avanzar hacia esa referente sindical, de clase, combativo y nacional. Hay también sectores importantes de la CGT especialmente en Catalunya con los que habría que contar y también con sectores de base de CCOO y UGT.

Los pasos concretos seguramente habrá que hacerlos primero con mucho tacto, paciencia y empatía entendiendo que todos ellos responden a esfuerzos honestos y a realidades concretas. Después se puede ir avanzando por vías bilaterales o multilaterales hasta confluir en unos procesos que podrían ser de conferencias o confluencias. Las formas en estos casos siempre son secundarias si hay voluntad de avanzar pero también hay que cuidarlas para que todo el mundo sea y se sienta participe.

 

Por último Toni, como catalán del País Valencià de origen andaluz, ¿sigues la actualidad política andaluza? ¿qué valoración haces de la situación política andaluza?

Sinceramente no la sigo todo lo que me gustaría pero procuro estar al tanto de los elementos más importantes. A nivel político y también a nivel sindical y social. De hecho vuestra publicación me sirve para entender mejor vuestra realidad que vivo como propia. Visto desde la distancia me atrevo a asegurar que Andalucía está despertando ya como nación y que cuando lo haga del todo, aquella sonrisa de payaso que nos impusieron y que también describía Blas Infante se convertirá en un rugido insoportable que hará caer como un castillo de cartas lo que quede de las estructuras de dominación, alienación, explotación y espoliación del estado español y con ellas toda la caterva de señoritos, terratenientes i vividores/as a costa del pueblo.

Una de las experiencias del proceso catalán es la de persistir y persistir a pesar que muchas veces parezca que nadie nos entiende. Sí nuestra línea es justa y luchamos y aprendemos codo a codo con la gente de nuestro pueblo del cual formamos parte, el futuro también será nuestro.

 

¿Algo más que añadir?

Que es para mí un honor poder dirigirme al que también es mi pueblo andaluz, (nunca he escondido mi origen) desde una publicación comunista e independentista. Una cuestión que no hemos de cansarnos de repetir es que la independencia de los pueblos es la base primera para poder practicar la solidaridad y el internacionalismo.

Un abrazo para A Jierro 24horas y a través de ella a todas las personas que la siguen.